Follaje en acuarios: decoración útil
Nadie discute que las hojas de muchos colores vivos son un maravilloso símbolo del otoño. Colocadas en un acuario, las hojas pueden ser decorativas y útiles, siempre que se tengan en cuenta ciertas cuestiones.
© Ralf - Fotolia
Añadir algo de follaje al acuario es algo muy lógico. A fin de cuentas, las hojas en el fondo forman parte del hábitat natural de muchas especies de peces de agua dulce en estado salvaje. Proporcionan un caldo de cultivo magnífico por ejemplo para las algas, que harán las delicias de sus peces. Varias especies de camarones se alimentan directamente de las hojas en descomposición o de los organismos que pronto las pueblan. Otro aspecto práctico es que el follaje es perfecto para estructurar el fondo del tanque, por ejemplo creando huecos donde los habitantes acuáticos puedan esconderse o incluso criar.
Recoger solo hojas secas
No obstante, tenga en cuenta que no podrá lanzar al agua cada hoja bonita y seca que se encuentre. Primero, las hojas secas no pueden tener suciedad, hongos, etc. Nunca recoja hojas que ya se estén empezando a descomponer. Tenga especial precaución con el lugar donde decida recoger el follaje; evite las áreas próximas a las carreteras o donde se utilicen productos fitosanitarios.

Para ir sobre seguro, después de recoger las hojas, déjelas secar en casa durante un tiempo. Extiéndalas en un lugar seco y a ser posible cálido. Es una manera idónea de acondicionar cantidades importantes de hojas para un almacenamiento prolongado, de hasta un año. Si tiene prisa, seque las hojas en el horno a 50 grados aproximadamente.
Follaje en acuarios
Cualquier persona que intente depositar sencillamente las hojas en el acuario sin hacer nada más descubrirá que siempre quedan flotando en la superficie del agua. Necesitará empapar las hojas antes de introducirlas en el acuario o utilizar ramas o piedras para sujetarlas provisionalmente. Unos días después habrán perdido su flotabilidad. Los habitantes del acuario comenzarán a estudiar con curiosidad las nuevas incorporaciones a su hábitat mucho antes de lo que usted piensa.
Hojas de haya y roble
En nuestra zona del mundo, las hojas de haya y roble son una buena elección para los acuarios. Esto se debe a su descomposición lenta. Además, apenas contienen sustancias que pierdan el color en el agua del acuario.
Hojas de nogal y otras especies
Se dice que las hojas de nogal tienen propiedades antibacterianas y fungicidas. Por lo demás, las sustancias que liberan tienen aparentemente un efecto positivo en los sistemas inmunitarios de los peces. Las hojas de arce, castaño o incluso abedul también son idóneas para acuarios.
Retirar las hojas
Las hojas se descomponen de forma gradual en el acuario. Como van perdiendo atractivo, si no desea que este proceso siga su curso, sencillamente sáquelas del acuario. Si las hojas se han descompuesto por completo y desea retirar los residuos del fondo del acuario, tenga mucho cuidado de no llevarse con ellas pequeños animales como los camarones. Como norma práctica, es importante mantener bajo control los parámetros del agua, sobre todo cuando se incorporen nuevos elementos al acuario.
LBLAUTHOR: Tetra GmbH
LBLCREATEDAT: 05.01.2017